8 de marzo: El empoderamiento en la maternidad y la lactancia

Actualmente, son pocas las personas que no han oído nunca hablar sobre el “empoderamiento”, ya que es un concepto en auge y que cada vez se utiliza más dada su importancia pero, ¿realmente sabemos qué es el empoderamiento y cómo llevarlo a cabo?

El empoderamiento es el proceso mediante el cual personas o comunidades adquieren control sobre los asuntos vitales, es decir, supone adquirir o reforzar la capacidad de decisión y tener confianza en sí mismo y en sus habilidades para afrontar los acontecimientos que pueden ir surgiendo en el día a día. Significa estar bien informados/as para tener la oportunidad de elegir qué queremos y qué no y poder actuar en consecuencia.

kobu

Es por todo esto que se encuentra frecuentemente ligado al  movimiento feminista, haciendo referencia a la necesidad de concienciarnos y actuar ante las desigualdades de género. Sin embargo, cuando una mujer decide ser madre, a esas desigualdades de género se le añaden aquellas relacionadas con la maternidad, y más aún cuando se opta por dar el pecho y la defensa de la lactancia materna.

Es por todo esto que se encuentra frecuentemente ligado al  movimiento feminista, haciendo referencia a la necesidad de concienciarnos y actuar ante las desigualdades de género. Sin embargo, cuando una mujer decide ser madre, a esas desigualdades de género se le añaden aquellas relacionadas con la maternidad, y más aún cuando se opta por dar el pecho y la defensa de la lactancia materna.

Es habitual que desde el momento en el que una mujer comunica su embarazo se convierta en el foco de consejos, trucos y juicios de valor de amistades y familiares además de los constantes ofrecimientos de ayuda no solicitada: “no lo estás cogiendo bien, mejor déjame a mí”, “tardas mucho en ponerle el pañal, mira cómo lo hago yo”, “deja que llore para que no se acostumbre a estar en brazos”, “voy a llamar a mi madre para que venga a ayudarte con el bebé cuando me vaya a trabajar, así me quedo más tranquilo/a”. Muchas de estas afirmaciones pueden enviar a la madre el mensaje de que no se confía en sus capacidades para el cuidado de su hijo/a y que ella misma no se perciba capaz, lo que puede provocar que no se sienta una madre “válida” y encontrarnos con pensamientos del tipo: “soy una mala madre, no sirvo para esto”.

girona

Otras situaciones se dan, por ejemplo, cuando un profesional sanitario nos da una información que no entendemos o con la que no estamos de acuerdo o cuando al dar el pecho en un establecimiento o lugar público intentan echarnos o llamarnos la atención. Es fundamental disponer de estrategias de comunicación asertivas para expresar nuestra opinión y nuestro malestar, defender nuestros derechos  y poder decir “No” a demandas u ofertas de ayuda sin sentirnos mal por ello.

Por esto, es muy importante que desde muy temprano se empodere a la madre, pero, ¿cómo?:

  1. Concienciarnos de que somos nosotras las responsables de nuestra salud y  nuestro bienestar y por lo tanto debemos hacernos cargo de ello y no conformarnos con indicaciones o consejos no fundamentados.
  2. Buscar información basada en la evidencia científica. Actualmente y gracias a internet, a los grupos de apoyo, asociaciones y a los talleres de preparación al parto y de lactancia podemos acceder a ella (siempre que esté actualizada).
  3. ¿Qué es lo que realmente queremos hacer? Ser conscientes de qué queremos, qué nos hace felices y nos da bienestar para orientar nuestros esfuerzos a conseguirlo, elaborar un plan de acción y llevarlo a cabo.
  4. Recordar que tenemos posibilidad de decidir sobre nuestros asuntos y capacidad para ello, somos libres para elegir y defender nuestros derechos.
  5. Expresar nuestra opinión y malestar de manera asertiva, entendiendo el punto de vista de la otra persona y reconociendo su intento por apoyarte. Poder decir que “NO” a peticiones u ofrecimientos de ayuda que nos puedan incomodar, si no quieres algo, di que no.

Peter´s Pool (14).JPGEn conclusión una mamá empoderada es aquella que está bien informada y bien formada, que tiene confianza en sí misma y se percibe como capaz para tomar decisiones sobre aquellas cuestiones vitales con el objetivo de estar y sentirse bien y tener una maternidad feliz. De esta forma será capaz de poder afrontar y analizar todo tipo de consejos y/o críticas, decidir si son o no válidos e imponer su propio criterio si así fuera necesario de manera asertiva y positiva.

Es importante añadir y recordar que todo lo que necesita un bebé es a su mamá: su olor, su calor, sus caricias, su voz, sentirse querido y que lo alimenten. Para él su mamá es perfecta tal y como es por el hecho de ser su mamá, quién le cuida, le protege y le quiere. Todo lo demás, la mejor forma de aprenderlo es por ensayo y error, haciéndolo, equivocándonos y volviéndolo a intentar: poner un pañal, dar un baño, vestir al bebé, cogerlo, etc.

Por lo tanto, decide qué quieres y ve a por ello. No te conformes si algo no te convence, expresa tu opinión y tus emociones con asertividad. Equivócate sin sentirte mal por ello y vuelve a intentarlo. Haz y sé todo lo que necesites para sentirte bien y ser feliz, empodérate, pues tu bebé lo único que necesita de ti es lo que ya eres por naturaleza, su mamá.

¿Eres capaz? Por supuesto que sí.

 

Foto Judith.JPG

Judith Campello López.

Graduada en Psicología.

Especialidad en infancia y perinatalidad.

 

 

Os esperamos mañana viernes en la charla.  Apúntate al evento https://www.facebook.com/events/108722306591500/ o envíanos un wasap https://goo.gl/96hmCS

judith.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s